Barriquand
visitez le site en FrançaisVersão portuguêsEnglish versionDeutsch Version
El especialista del intercambiador de calor

ESTUDIO DE CASO: MANTENIMIENTO SIMPLIFICADO PARA EL SNACKING

Un industrial del sector del snacking ha depositado su confianza en Barriquand para renovar una instalación de intercambiadores tubulares en uno de sus centros de producción situado en Francia.

Mantenimiento simplificado para el snacking industrial

Un industrial del sector del snacking ha depositado su confianza en Barriquand para renovar una instalación de intercambiadores tubulares en uno de sus centros de producción situado en Francia. ¿Objetivos? Un rendimiento térmico equivalente pero un mantenimiento más fácil y más resistencia a la corrosión.

En el caso de este cliente especializado en la fabricación de refrigerios salados (papas fritas, galletas para aperitivos...), los intercambiadores térmicos intervienen en el proceso de lavado de las rodajas de papas. Se trata de una aplicación de recuperación de energía del agua de lavado a la salida, denominada también «agua para blanquear». Las calorías recuperadas permiten así precalentar el agua limpia del próximo lavado y atenuar la demanda de energía requerida por el proceso. Este tipo de instalación presenta un retorno de la inversión muy favorable gracias a los ahorros que permite realizar en términos de producción de vapor necesaria para el precalentamiento del agua para blanquear.

Ensuciamiento y corrosión
La instalación existente era constituida por intercambiadores tubulares de tipo haz tubular de acero calorífugo que funciona con un caudal de 150 m3/h. Debido a la humedad, eran sometidos a una elevada corrosión y ensuciamiento, típicos de las aplicaciones de agua de lavado de hortalizas (aquí, el almidón y los fragmentos de papas provocan depósitos en los tubos). La empresa realizaba 2 limpiezas por semana, una frecuencia de lavado más bien estándar para este tipo de aplicaciones, pero que implicaban un tiempo demasiado largo de inmovilización de equipos y por lo tanto una pérdida de productividad significante.

Optimizar la productividad y simplificar el mantenimiento
Para nuestro cliente, la sustitución de la instalación debía cumplir 3 objetivos importantes: mantener la eficiencia térmica, reducir el ensuciamiento así como las limitaciones en materia de mantenimiento. Para satisfacer su deseo de conservar intercambiadores tubulares, Barriquand ha propuesto una instalación tubular totalmente en acero inoxidable (para minimizar la corrosión), aumentando la sección de paso del fluido cargado para limitar los depósitos. Los nuevos intercambiadores, con fondo plano desmontable, se han equipado con pernos basculantes y puertas con bisagras para facilitar todas las operaciones de mantenimiento.

Un mismo rendimiento para menos limitaciones
Nuestro cliente ha mantenido la eficiencia térmica de su aplicación, pero ha disminuido significativamente la frecuencia y la complejidad de las limpiezas de sus intercambiadores. La renovación de su instalación le ha permitido limitar sus tiempos de inmovilización y por lo tanto mejor su productividad, garantizando un ahorro de energía significativo.

Para ir aún más lejos
Resaltaremos finalmente que aunque los intercambiadores tubulares son los mayoritariamente instalados en este tipo de aplicación, el intercambiado de placas soldadas Platulaire® ofrece excelentes prestaciones con fluidos cargados y difíciles, como en este caso. Además, es un intercambiador fácil de mantener (limpiezas químicas sin abrir el equipo, libre de junta, puertas con bisagras, etc.).

Contacto